Adiós Nonino, por Emilio Peroni y Marco Fattorello

Compartimos la interpretación realizada por los músicos neuquinos  Emilio Peroni y Marco Fattorello,  de la pieza de Astor Piazolla “Adiós Nonino”. La presentación tuvo lugar durante el verano de 2018.

Emilo Peroni, piano

En su carrera artística obtuvo diversos premios y becas en concursos nacionales argentinos e internacionales de piano y de música de cámara. Desde 2002 hasta 2014 fue contratado como acompañante y como docente de piano y música de cámara en la Escuela Superior de Música y Teatro de Rostock. Actualmente desempeña el cargo de Profesor de Piano y Música de Cámara en la Escuela Superior de Música de Neuquén. Peroni ejecuta un repertorio de piano solístico y de música de cámara extremadamente amplio. Realizó recitales enteros con música de Bach, Chopin, Schumann, Liszt, Mendelssohn, Debussy, de música contemporánea y de música nacional argentina. Su experiencia como músico de cámara lo llevó a completar más de 60 programas en diversas formaciones. Además sus improvisaciones de música popular argentina hicieron emocionar a los oyentes. Lo comprueban su interpretación solística en el piano y la trayectoria y creación del ensamble “Peroni Cuarteto Tango”. En Alemania integró el quinteto “Cantango Berlín” con el que difundió los clásicos temas de la música ciudadana argentina. Realiza conciertos en salas de Argentina, Filipinas, Kuwait y Europa. Además se presenta con orquestas como la Sinfónica Nacional Argentina, Sinfónica de Neuquén, de Rosario, de San Juan, de Berlín, Filarmónica de Rostock, entre otras. Realizó varias grabaciones de discos solísticos y camarísticos de las obras maestras más sobresalientes.

http://www.emilioperoni.com/

 

Marco Fattorello, Violín

Nacido en 1980 en Neuquén, comenzó sus estudios en la “Escuela Superior de Música de Neuquén”. Luego se perfeccionó con los profesores Esteban Prentky, Rafael Gintoli, Janos Morel, José Bondar y Esteban Raspo (Argentina). Continuó sus estudios en Lugano (Suiza) con el maestro Massimo Quarta en el “Conservatorio della Svizzera Italiana”. También realizó un master de violín barroco con el maestro Richard Gwilt en la “Hochschule für Musik und Tanz Köln” (Alemania). Se ha desempeñado como solista junto a la Camerata de la Universidad Nacional de Lanús, Camerata de Bahía Blanca, Sinfónica Juvenil de Hurlingham, Sinfónica de Neuquén y Orquesta Sinfónica Provincial de Bahía Blanca. Ha integrado el Cuarteto UCA (Universidad Católica Argentina),  y la Orquesta Sinfónica Provincial de Bahía Blanca (concertino suplente). También ha integrado Duisburger Philharmoniker y la orquesta historicista “l’arte del mondo” (Alemania). Actualmente es miembro de la Orquesta Filarmónica de Río Negro, el Sexteto de Tango de dicha orquesta; es profesor de la cátedra de práctica orquestal en la Escuela Superior de Música de Neuquén y también forma parte de la Orquesta Sinfónica de Neuquén .

https://www.facebook.com/marcofattorelloviolinista

 

 

Anuncios

Ramiro Gallo: Un patio

Un patio. Compuesto por Ramiro Gallo e interpretado por Roma Ramirez

UN PATIO

Quién pudiera tener un patio
con durazneros,
dos paraísos y un viejo ceibo
pintando el aire de rojo intenso
en las mañanas de tiempo quieto.

Quién pudiera en ese patio
bajo los guiños de las estrellas
pasar las horas pensando en ella,
pensando en ella…

¿Quién pudiera, quién…?
Un pedacito de tierra,
Un pedacito de cielo…

Quién pudiera del brazo de ella,
sembrar el patio,
regar la tierra con agua fresca,
y por las noches regar con besos
su cuerpo, henchido de luna llena.

Quién pudiera saber su sangre
entre los brotes que dio la tierra,
y en ese espejo mirar su huella,
mirar su huella…

¿Quién pudiera, quién…?
Un pedacito de tierra,
Un pedacito de cielo…

Quién pudiera en ese patio
verlos creciendo,
después dudando y al fin partiendo,
para volver una tarde mansa
buscando el rojo del viejo ceibo.

Quién pudiera mirar su vida
desde ese patio con durazneros.
Y al lado de ellos irse durmiendo,
irse durmiendo…

Un pedacito de tierra,
Un pedacito de cielo…

Quién pudiera tener un patio,
y en ese patio el mundo entero.

NUEVO QUINTETO RAMIRO GALLO:
Ramiro Gallo: violín y dirección
Adrián Enríquez: piano
Santiago Vera Candioti: guitarra elécrica
Federico Santisteban: bandoneón
Lautaro Muñoz: contrabajo

ROMA RAMÍREZ: Voz

Audio, grabado en Estudio Dr. F., Buenos Aires, Argentina, en agosto de 2016.

Técnica de grabación, edición y mezcla: Fabiola Russo
Video: RW Estudio.

Extraido del facebook oficial de Ramiro Gallo. Todos los derechos pertenecen al autor.

Libertango, por el Stringbow trio :)

 

Compartimos el video  de la interpretación del Stringbow trio de”Libertango”,  de Ástor Piazzolla, con bellísimas imágenes de Buenos Aires. (Dar click al sonido!).

 

Derechos de Stringbow Trio y Facebook.

 

Las cuatro estaciones de Piazzolla, Royal concertgebouw

En un excelente concierto en 2014, de la Royal Concertebouw Orchestra de Holanda se rindió homenaje a los dos genios que con sus obras recrearon Las estaciones: Vivaldi y Piazzolla.

Por desgracia el concierto completo no está disponible en youtube.

Pero compartimos la obra de Piazzolla en sus cuatro estaciones que están disponibles en el canal del solista Liviu Prunaru (violín) comenzando con la estación que estamos transitando en el  hemisferio sur, Otoño.

Para disfrutar!

 

 

Invierno

 

 

Primavera

 

 

Verano

 

Adiós al gran inspirado del tango: Horacio Salgán

 

El maestro Horacio Salgán falleció el pasado 19 de agosto. Para Gabriel Plaza de Clarín constituyó “el eslabón perfecto entre la tradición y la modernidad del tango”, y en efecto Salgán con su original concepción del tango  fue el impulsor de lo que se conoció  como “tango de vanguardia”.    

Es que Salgán era un gran inspirado: “-Maestro le preguntó su alum na (Natalia Figueroa), ¿cómo se le ocurre toda esta música?. Señaló mirando hacia el Cielo le respondió -“Escribo lo que me dictan”. 

 

 

Nacido en Buenos Aires el 15 de junio de 1916, comenzó a estudiar el piano a los 6, gracias a su padre y a los 13 ya era el mejor del conservatorio. Debido a  necesidades económicas a los 14 años empezó a trabajar tocando piano en matinés, bailes, casamientos  y como organista de iglesia.

Horacio SalgánA los 18 se sumó al plantel de Radio Belgrano. Acompañó al dúo folclórico Martínez-Ledesma. A los 20 años fue descubierto por Roberto Firpo , quien lo contrató para su orquesta típica. Ese mismo año (1936) debutó como arreglador de la orquesta de Miguel Caló. A fines de 1942 realizó su primera grabación (en RCA), y en 1944 creó su propia orquesta. Lo despidieron de Radio Belgrano y más tarde del sello RCA porque consideraban que su orquesta sonaba «rara» ( disonancias) y su cantante Edmundo Rivero cantaba «mal». Su orquesta duró hasta 1947, entonces Salgán se dedicó a componer y a enseñar, y en 1950 regresó con una nueva orquesta. En ese año también grabó con Piazzolla, En 1957 conoció al guitarrista Ubaldo de Lío. En 1960 formó y dirigió el Quinteto Real, cuyo objetivo era crear tangos instrumentales diseñados más para escuchar que para bailar. Fue uno de los grupos de tango más sólidos integrado por ,Enrique Mario Francini: violín, Pedro Laurenz: bandoneón, Ubaldo de Lío: guitarra, Rafael Ferro: contrabajo.   En 1970 tocó en el Lincoln Center ( Nueva York) y en 1972 en el Teatro Colón . En 1973 grabó su Nuevo Quinteto Real, el disco “ Los cosos de Buenos Aires”. Participaron de ese nuevo quinteto, los consagrados músicos Antonio Agri  y Leopoldo Federico.

 

 

El legado de Salgán se acerca a las  400 obras. Su uso del piano es casi orquestal. Por eso las obras resultan bastante difíciles. Se considera el único tanguero abstemio: «Para muchos, yo era el gil del ambiente. Se preguntaban: “¿Y este tipo cómo se divierte?”. Pero nunca me aburrí. Sólo puedo decir que siempre tuve otras maneras personales de divertirme» afirmó.

En 1998 actuó en “ Tango, no me dejes nunca”.  En 2005 recibió el Premio Konex al mejor músico popular de la década. Su última actuación ante un público masivo fue en 2010, en los festejos por el Bicentenario. Allí tocó por última vez junto a su amigo y compañero Ubaldo de Lío (1929-2012). En la edición 2016 del Mundial de Tango se planeó homenajearlo con “Celebración Salgán” pero el pianista luego de  cumplir los 100 el 15 de junio pasado falleció horas antes de que el festival lo recibiera.

Recomendaciones en video para conocerlo más:

  • “El café de de los maestros” (2008) dirigido por Miguel Kohan.
  •  “Salgán & Salgán” (2015) de Caroline Neal.

Dos versiones de Don Alfredo, de Ramiro Gallo

Compartimos dos versiones de la composición “Don Alfredo” del maestro Ramiro Gallo. El tango fue compuesto en honor a  Alfredo Gobbi, uno de los más grandes compositores de tango. Excelentes ambas!

 

Ramiro Gallo – Don Alfredo (Tango)
Para Orquesta de Cuerdas.

Orquesta de Cámara ARTIS
Dirección: Marta Luna
Concertino: Elías Gurevich
Teatro Colón. Ciclo Intérpretes Argentinos.
21 de Setiembre de 2014

 

 

 

 

El quinteto del violinista Ramiro Gallo en el Almagro Tango Club, el viernes 7 de marzo de 2014, interpreta el tango dedicado a Alfredo Gobbi, “Don Alfredo”.
Dirección Musical: Ramiro Gallo; bandoneón: Lucía Ramírez; guitarra eléctrica: Santiago Vera Candioti; piano: Adrián Enríquez; contrabajo: Marcos Ruffo. Todos los temas ejecutados en ese concierto pertenecen a Ramiro Gallo.

 

Y Camandulaje de Alfredo Gobbi

Nota del diario Clarin: Victor Lavallén: Todos los yeites del tango

Compartimos la nota del Diario Clarin (Argentina) del 17/06/2016 escrita por Ariel Pérez Guzmán.

Víctor Lavallén: todos los yeites del tango

Historias de vida: Ariel Pérez Guzmán

 

Victor Lavallén. Foto: Lucía Merle

Victor Lavallén. Foto: Lucía Merle.

 

Están por llegar los músicos de la Orquesta Escuela de Tango Emilio Balcarce. Hay ensayo, como todos los martes y jueves. “Yo lo que puedo hacer es enseñarles un poco los yeites de la orquesta, porque los chicos que vienen ya son muy buenos”, dice el maestro del bandoneón Víctor Lavallén, director de la orquesta desde 2011 y figura del tango porteño.

Su historia empezó con una trompeta, a los 8 años, imitando a Louis Amstrong y a Harry James y deslumbrado con las big bands de jazz. “Yo soy de Rosario y vine de muy chiquito, con mi mamá y mis dos hermanas. Vine a vivir a Palermo, en esta misma calle, en Gorriti. ¿Y sabés quién vivía a una cuadra? Aníbal Troilo, el gordo Pichuco. Mi vieja andaba con la madre, así como vecinas. Pero yo al tango no le daba bola. Pero le dijeron a mi vieja: ‘Ojo, mire que la trompeta es medio peligrosa, por los pulmones’, qué se yo, todo mentira, antes estaban esas creencias raras”.

Toda una familia de músicos la de Víctor: abuelo, padre y tío bandoneonistas, y todos hinchas del tango. “Así que a los 11 ó 12 años empecé a estudiar bandoneón con Eladio Blanco, que era músico de D’Arienzo. Tenía un montón de alumnos, como 100 tenía, mirá vos la cantidad … Antes había mucho trabajo y faltaban músicos, entonces este maestro mandaba alumnos a algunas orquestas. Y resulta, cuando yo ya tenía 14, que hubo una vacante en una orquesta que se llamaba Los Serrano y tocaba en Picadilly. Sabés … me sacaron a escobazos. Me aguantaron una semana y me llamó el director: ‘No, pibe, usted no ve una. Tiene que empezar con orquestas de barrio’. Y tenía razón. Pero quedé hecho bolsa, no quería tocar ni estudiar más … Y a la semana el maestro me dice: ‘Me llamaron los tipos de la orquesta y quieren que vayas’, ‘¿Pero cómo?’, le digo yo, ‘Si me echaron’. Claro, como no había músicos y había baile todos los días … Nosotros estábamos en Picadilly de 6 a 9 y después de 10 a 2 de la mañana venían Pugliese o Francini-Pontier o a veces Gobbi”.

Las orquestas en las que Víctor trabajó son muchas, los grandes a los que acompañó también: Miguel Caló, Atilio Stampone, Enrique Mario Francini, Mariano Mores, Roberto Goyeneche, 20 años con el Sexteto Tango. Y sobre todo, Osvaldo Pugliese. “Con Pugliese empecé así: en radio El Mundo me encontré con un amigo que trabajaba con Pugliese. ‘Che, Romero, me enteré de que se va un bandoneón’. Yo le dije por decir … En las orquestas de ese momento estaban Plaza, Libertella, Stazo, Baffa, tipos muy famosos. Pero en Pugliese no querían carteles, querían desconocidos y justo estaba yo … Empecé el 1° de enero del 59. Nos íbamos de gira y ahí estaban Osvaldo Ruggiero, Mario Demarco, Ismael Spitalnik, Emilio Balcarse, Oscar Herrero, Jorge Maciel, Miguel Montero, todos tipos de fuste. El primer baile fue en Dolores, nunca había tocado para tanta gente”.

Víctor ha dejado arreglos inolvidables como Gallo ciego, Adiós Bardi, Bandoneón arrabalero o los que hizo sobre tangos de su amigo Julián Plaza. Y grandes composiciones propias como Meridional, De norte a sur o Amanecer ciudadano. Hoy, además de estar al frente de la Orquesta Emilio Balcarce (dirigida primero por el propio Balcarce y después por Néstor Marconi), a sus 80 años no deja que su bandoneón se quede quieto: continúa el trabajo con su trío (con Pablo Estigarribia en piano y Horacio Cabarcos en contrabajo presentaron en diciembre el disco De menor a mayor y están preparando uno nuevo), dirige la Orquesta Septimino y la de Lomas de Zamora.

“Con la gente que trabaja conmigo –dice– sigo el sistema de Pugliese. Ahí había que ser arreglador. Él no quería arreglar siempre, porque si no salía todo igual. Son variantes, si hay cinco tipos que escriben, todos van hacia una misma forma pero son distintos …Porque yo no escribía como Plaza o como Ruggiero, Balcarce no escribía ni como Plaza ni como yo. La orquesta de Pugliese era una cooperativa, entonces se repartía el dinero. Hubo una vuelta que Ruggiero ganaba más que Pugliese, porque había que hacer mérito ahí. Entonces Pugliese se había quedado mucho y dijeron: ‘Le vamos a bajar el puntaje’ –y la risa de Víctor parece la de toda la orquesta. Y le bajaron la guita ¡A Pugliese! Mirá vos …”.

Aquel chico asombrado con el jazz hoy ya se ha acostumbrado a ofrecerle a Nueva York la música suya. Dirigiendo la orquesta de Forever Tango recorrió el mundo durante 15 años y fue aplaudido en Broadway. Y a pesar de no querer seguir viajando tanto, la tierra del jazz lo recibe otra vez: “Dentro de poco me voy con el trío a Estados Unidos, vamos a hacer una escuela con músicos de todos lados que quieren saber los yeites del tango”.

 

Link a la nota: http://www.clarin.com/opinion/Victor-Lavallen-yeites-tango_0_1614438626.html