Nota a Julián Peralta de APU: ” El tango volvió hace rato”

Compartimos la nota de la Agencia de Noticias Paco Urondo al compositor pianista y docente Julián Peralta:

El tango volvió hace rato

Pianista y compositor, Julián Peralta es una de las referencias del nuevo tango, un movimiento que surgió en los 90, para rescatar a un género que, por entonces, estaba olvidado.

Por Luciana Sousa

Hace 22 años que Julián Peralta se dedica al tango. Algo más de la mitad de su vida. “Es una filosofía”, dice el compositor sobre el género y cita a Juan Trepiana, otro músico; “el tango es una mina que a todos nos gusta; anda con cada uno y nos miente a todos”.

Esta mina, que cautivó a Peralta y a tantos otros en los inicios de los 90 vive desde entonces una suerte de renacimiento, de la mano de decenas de jóvenes compositores, músicos y letristas, que van detrás del “nuevo tango”, alrededor de pocos pero fuertes circuitos porteños.

Se dice de Peralta que fue tecladista de cumbia, que tocaba jazz y rock. Lo cierto es desde que se dedica al tango participó de los grande proyectos de esta movida; primero, con el nacimiento y la explosión de la exitosa Orquesta Típica Fernández Fierro, donde escribe sus primeros tangos) y luego, hacia 2005, con la creación de Astilleros, proyecto que aún encabeza y que se destaca por ser “la orquesta que editó el primer disco entero de nuevo tango”. En la actualidad, además, está al frente de la orquesta típica que lleva su nombre.

Vuelve el tango

La construcción de este presente que lo encuentra como referencia ineludible de la nueva movida del género “surge primero con el baile”. Cuenta Peralta que, en 1991, todavía en el secundario, para él llegar “al centro” era viajar desde el sur del conurbano a San Telmo, donde se agitaba el Parakultural, semillero del under porteño. “Como valía cualquier cosa, los rockeros empezaron a bailar tango como una excentricidad. Empezó a “no verse feo”. Hablamos de la misma época en la que, por ejemplo, Fito se saca una foto con Pugliese. Me acuerdo por esa época de haber visto al indio bailar tango”, recuerda Peralta.

“Me acuerdo de ir caminando no sé si por Cochabamba o Brasil y ver por una ventana un par de pendejas bailando tango, -confiesa-. A mí me cambió la cabeza completamente. Y eso que me pasó a mi le pasó a varios, y empezaron a formarse grupos. Al principio tuvimos toda una etapa en la que tuvimos que volver a aprender el género. Implicaba copiar, entender. Para la música fue más complejo, porque necesitabas gente que supiera escribir tango, alguien con quien estudiar. Eso se fue institucionalizando en Avellaneda con la Escuela de Música Popular”.

Como docente, entiende que hay una distancia con las nuevas generaciones, “porque nosotros el tango lo vivimos como resistencia cultural. Cuando nosotros arrancamos no había nada, era muy claro que se tomaba como un hecho de militancia. Al principio lo principal era recuperar el tango, bastaba tocar un marcato decente. Así tuve el placer y la suerte de hacer muchos tangos “tradicionales” sin culpa, no necesitabas que la música fuera nueva, -asegura-. Hoy por hoy hay un camino hecho, por eso los grupos están “obligados” a hacer música nueva”.

¿Qué significa algo nuevo en tango? “La forma cambia obligatoriamente y el mensaje, si cambia la forma, también cambia, -contesta Peralta-. Seguro que lo profundo del tema es lo mismo en todas las épocas, pero cambia el tono y eso le da una relectura a la misma cosa. Hacer algo nuevo es ser sincero; si sos sincero vas a hacer algo distinto. Incluso en los 40, si uno era sincero era distinto a Troilo”.

El nuevo tango también llegó a la poesía, donde ya proliferan numerosos letristas con buena producción propia: “con cada letrista es un viaje distinto. Hay mucha gente que está escribiendo cosas muy buenas. Es un momento muy lindo de la canción, donde empiezan a verse voces distintas”.

En ese sentido, Peralta asegura que “la canción es más difícil de componer porque mientras la canción implica soltar, la música instrumental, muchas veces, se esfuerza por contener. Uno hace música instrumental como un alquimista; un laburo muy intelectualoso, con su encanto. Pero la canción si tiene esa forma no llega, no funciona. Tiene que fluir. Por eso implica una maduración porque, como en cualquier otro orden de la vida, es más difícil soltar que agarrar”.

Fenómeno de identidad

Así como en la literatura se asoció la pampa argentina con el gaucho, a menudo se vende el tango como género nacional. “El tango es identitario, aunque no quiera. Macedonio Fernández decía que era lo único seguro porque no consultaba a Europa, -argumenta Peralta-. Después hay una parte de esa cuestión identitaria que se vuelve negativa, las virtudes empiezan a convertirse en obligaciones; tenes que ser gaucho, macho, hay que poner un cuchillero, y eso es una mentira de Borges y Cadícamo. Son ficciones maravillosas y muy lindas, pero no son verdad. ¿Qué carajo sabía Borges de tango?”.

El compositor reconoce sin embargo que a la hora de trabajar en el exterior la construcción del tango como fenómeno de identidad nacional “te da una posibilidad para laburar afuera y eso es interesante. Sin embargo es un género tan de Buenos Aires que también es un problema económico a la hora de trabajar, porque hay largos períodos en que te quedas acá en la ciudad, y no hacés guita”.

El pianista asegura además que “es más lindo tocar acá. Cuando tocas acá hay un círculo que se cierra. Allá no. Es muy lindo, la gente es muy curiosa, tienen en general un consumo cultural muy fuerte. Pero cuando vos tocas acá, por ahí volvés al tiempo y se formó una banda nueva a partir de lo que se generó. Ves que tu acción cultural cierra un círculo, a mí me da más satisfacción”.

A dónde va el tango

“Lo que venga no lo podes proyectar, -se adelanta-. No se va a dar espontáneamente, pero tampoco va a ser gobernable. Lo producimos entre todo, y cambian las variables culturales, los contextos, que te obligan a cambiar la manera de producir”.

En el plano personal, el músico asegura que sus objetivos han cambiado: “En el 2005 quizás yo quería tocar en Obras. En algún momento creí que la masividad era algo a lo que aspiraba. Ahora no. Sería muy difícil pero suponiendo que alguien lo haga no querría estar ahí. Leopoldo lo decía muy claro: yo quiero tocar para alguien que me escuche y pueda sentir el piano”. Incluso a nivel visual, una apuesta recurrente en su trayectoria: “Me gusta, hay propuestas super lindas y de las que estoy orgulloso. Pero en otro momento entrás a algo más austero”.

Por último, el tanguero se refiere a los proyectos que proliferaron durante los últimos años que intentaron fusionar el tango con otros géneros, como la música electrónica: “El tango es una música híbrida por naturaleza, nació así. Pedirle una raza aria es bastante ingenuo. El tema es que el triunfo de la traición. Si vos traicionás y no ganás, sos un traidor. Si vos traicionás y ganás sos un revolucionario. Las traiciones que no prenden serán anécdotas. El valor del tango electrónico es a cuánta gente le emocione esa música y por cuánto tiempo. Uno se sigue emocionando con la yumba de Pugliese 70 años después. Si eso se consigue será tango y nosotros seremos la guardia vieja. Sino solo quedará en el olvido”.

 

Link de la nota original: http://www.agenciapacourondo.com.ar/cultura/18847-el-tango-volvio-hace-rato

Celebración Piazzolla

Tango contempo

CELEBRACIÓN PIAZZOLLA

En el marco del 95 aniversario del nacimiento de uno de los músicos mas importantes de la historia del Tango se realizarán dos conciertos únicos, con la participación de los solistas mas destacados del tango contemporáneo interpretando obras de Astor no tan escuchadas en vivo, en sus versiones originales.

Los dos conciertos serán con programas distintos.

 

Viernes 11
Piano: Cristian Zarate, Emiliano Greco
Bandoneon: Lautaro Greco,
Violin: Leonardo Ferreyra, Matias Grande
Guitarra: Ricardo Lew y Jorge Kohan
Contrabajo: Juan Pablo Navarro, Pablo Motta

Viernes 18

Piano: Nicolas Guershberg, Hernan Possetti
Bandoneon: Nicolas Henrich,
Violin: Bruno Cavallaro,
Guitarra: Esteban Falabella
Contrabajo: Daniel Falasca, Manuel Gomez

 

11 y 18 de marzo 21 hs en la Sala Guastavino de la Casa Nacional de la Musica,

México 560/84

Entrada Libre y gratuita

Tango para Músicos 2016

           TANGO PARA MUSICOS

 tang

Haciendo click en la fotografía de la página podes acceder a todos los datos del encuentro de tango 2016.

  • Siguiendo
    Las nuevas publicaciones de este sitio aparecerán ahora en tu Lector

Nota de eldiario.es a Nuccio Ordine: “Los políticos matan la cultura porque desprecian la cultura, pero también porque le tienen miedo”

 Vale al pena volver a compartir nuevamente esta nota del diario.es…

<img src=”http://b.scorecardresearch.com/p?c1=2&c2=14906276&cv=2.0&cj=

 

eldiario.es

“Los políticos matan la cultura porque desprecian la cultura, pero también porque le tienen miedo”

El profesor y filósofo calabrés Nuccio Ordine, gran experto en Giordano Bruno, convoca a los grandes pensadores de todas las épocas para manifestarse contra la destrucción de la cultura y de nuestra capacidad de reacción

“En nuestra sociedad se considera útil sólo aquello que produce beneficios”

Lee la introducción a La utilidad de lo inútil

El pensador italiano Nuccio Ordine

“Afirmo, señores, que las reducciones propuestas en el presupuesto especial de las ciencias, las letras y las artes son doblemente perversas –argumentaba Victor Hugo frente a una propuesta ministerial de recortar fondos para la cultura en 1848–. Son insignificantes desde el punto de vista financiero y nocivas desde todos los demás puntos de vista”.

 

Es una de las muchas voces que invoca el pensador italiano Nuccio Ordine en La utilidad de lo inútil (Acantilado), un “manifiesto” sobre la necesidad de la literatura (y especialmente de los clásicos) en tiempos de crisis y contra la desintegración de los museos, universidades y laboratorios. Aprovechamos su visita a Madrid para hablar de su libro y de las consecuencias del utilitarismo cultural, que devora también nuestras instituciones.

Empecemos por el principio. ¿Qué es lo inútil?

En nuestra sociedad se considera útil sólo aquello que produce beneficios. Por esa lógica, la música, la literatura, el arte, las bibliotecas, los archivos de Estado, la arqueología, son todas cosas que se consideran inútiles porque no producen beneficios. Por eso no nos extraña que, cuando los gobiernos hacen recortes, comienzan por estas cosas inútiles sin darse cuenta de que, si eliminamos lo inútil, cortamos el futuro de la humanidad.

El drama que vivimos es ese: todos los ámbitos de nuestra vida están contaminados por la idea del beneficio y del lucro. Ya no educamos a las nuevas generaciones en el amor por el bien común, por el desinterés, por lo gratuito. Los educamos al revés, en el amor al dinero, a lo útil, al beneficio personal. Los profesores y rectores universitarios se han convertido en managers, y hablan un lenguaje contaminado por la lógica económica. Los estudiantes estudian para conseguir créditos y para pagar unas deudas. Este lenguaje no es neutro, demuestra que el lenguaje del lucro domina todas las capas de la vida.

Dice usted que la cultura sólo puede ser gratuita.

Kant lo explica muy bien: si yo voy a un concierto, ¿en qué me beneficia? Mi amor por la música es un amor desinteresado y sólo ese amor me hace mejor. En una sociedad corrompida por la dictadura del beneficio, el conocimiento es la única forma de resistencia. Porque con el dinero se puede comprar cualquier cosa; parlamentarios, políticos, jueces, el éxito, la vida erótica. Sólo hay una cosa que no se compra con dinero: el conocimiento. Si soy un gran magnate y quiero comprar el saber, ni un cheque en blanco me valdría. El precio del saber es el esfuerzo personal. El conocimento no se compra, se conquista.

Sin embargo, en su libro pone toda la responsabilidad sobre las instituciones. ¿No tenemos los individuos la obligación moral de ser inteligentes?

Las instituciones son los lugares donde esas cosas deberían ocurrir. Un joven tiene que comprender la importancia de la cultura y la misión de la escuela, de la educación, es esta: demostrarle que para entenderse a sí mismo y entender al mundo es necesario aprender. Y esto no ocurre porque los profesores están mal pagados, infravalorados y al mismo tiempo no hay recompensa para el que trabaja en la escuela. Es una paradoja que aún hoy en Italia hay profesores universitarios que tienen 50 años y siguen siendo interinos, no tienen un puesto de trabajo. La crítica de las instituciones es una crítica a cada uno de nosotros, pero las instituciones deben favorecer la excelencia. Cada vez que se reduce la financiación de las escuelas y universidades, acabamos con ella.


En su libro menciona que el poder tiene que destruir primero los artefactos y las instituciones culturales para poder establecer su régimen. ¿Los destruye porque los desprecia o porque les tiene miedo?

Los políticos matan la cultura porque desprecian la cultura, pero también porque le tienen miedo. Lo desprecian porque nuestra élite política es cada vez más ignorante, más inculta. Y por otra parte tienen miedo porque prefieren tener delante un público de personas que no estén capacitados para pensar con su propia cabeza y, por tanto, sean manipulables por los medios de masas, la televisión, las campañas electorales, toda una dimensión de engaños y mentiras que las personas reciben sin ser conscientes.

La ausencia de cultura es el abono necesario para que prospere la corrupción.

En Italia, el Tribunal de Cuentas que comprueba el presupuesto del Estado ha establecido que pagamos más o menos 150.000 millones al año de corrupción. Esto significa que, si un funcionario del Estado compra un vaso y el vaso compra un euro, nosotros pagamos un euro con 50 porque los 50 son el precio de la corrupción. Si pudiéramos eliminar la corrupción, ya no haría falta debilitar a la clase media y empobrecer cada vez más a los pobres. No haría falta eliminar los derechos fundamentales que hacen que el hombre sea digno de ser hombre.

La utilidad de lo inútil

La furia destructiva se abate sobre las cosas consideradas inútiles: el saqueo de la biblioteca real de Louyang efectuado por los Xiongnu en China, la quema de manuscritos paganos en Alejandría, decretada por el obispo Teófilo, los libros heréticos consumidos por las llamas de la Inquisición, las obras subversivas destruídas en los autos de fe escenificados por los nazis en Berlín, los espléndidos budas de Bamiyán arrasados por los talibanes en Afganistán o también los manuscritos de Sahel y las estatuas de Alfaruk en Tombuctú amenazadas por los yihadistas. Cosas inútiles e inermes, silenciosas e inofensivas, pero percibidas como un peligro por el simple hecho de existir.

Lee la introducción completa del manifiesto de Nuccio Ordine

Con la excusa de la crisis se está expropiando la dignidad humana. Si corto los fondos para financiar a los enfermos, para ayudar a los discapacitados, si despido a padres que ya no pueden mantener a los suyos con un mínimo de dignidad, cometo un crímen gravísimo. Los derechos en los que se fundamenta la dignidad humana jamás se deberían tocar. Sería suficiente luchar contra la corrupción y esos 150.000 millones que ahorraríamos podrían con creces solucionar la crisis y mucho más.

Los gobiernos mienten cuando dicen que la crisis la pagamos todos: esta crisis no la pagan los bancos, no la pagan los banqueros, no la pagan los financieros. Esos reciben millones de euros de sueldo al año y aún finalizan su mandato con 15 millones de euros de finiquito. Luego se descubre que la empresa está en números rojos y que el directivo había firmado acuerdos para “privatizar” el dinero de la gente y llevárselo a casa. ¿Cómo podemos salir de este círculo vicioso? Creando y formando a jóvenes que sean conscientes, que sean capaces de defender el bien común. Jóvenes que no sean educados en el culto del beneficio y del dinero. Gente que se haya educado en una visión ética del mundo y que profesen el culto a la solidaridad humana.

Pero la solidaridad no depende de sus beneficiarios, igual que la naturaleza de un crimen no se debe definir por sus víctimas. ¿Podemos aspirar a la solidaridad humana mientras aceptamos como sociedad la crueldad institucionalizada contra el resto de las especies?

Absolutamente correcto: infligir dolor no es una cosa que atañe únicamente al género humano. Hay un fragmento bellísimo de Demócrito que, hablando con Hipócrates, le explica al padre de la medicina por qué se ríe. Porque Hipócrates pensaba que Demócrito estaba loco y por eso se reía. En cambio Demócrito se ríe por otra cosa. “Mira debajo de los hombres –le dice– ¿Qué hacen todo el día? Persiguen el dinero. ¿Y qué hacen con el dinero? Buscar más dinero. El dinero ya no es un medio, se ha convertido en el fin en sí mismo”. Y añade que, para conseguir el dinero, el hombre “le corta las venas a la tierra”.

Es lo que estamos viendo hoy en todo el mundo. En Italia, la Camorra (la mafia napolitana) ha construido una serie de depósitos subterráneos de residuos tóxicos. Y en aquellas zonas hay una alta tasa de enfermedad, de niños enfermos porque sus habitantes comen productos agrícolas contaminados por esos residuos tóxicos. Con este sistema estamos creando una manera de aniquilar cualquier cosa que atañe no sólo a la vida humana sino a la vida de nuestro sistema en sí.

El Renacimiento y la Ilustración, con su desarrollo de conceptos ilustrados como el de los “derechos humanos” que definen nuestra sociedad actual, coinciden en el tiempo con las dos grandes olas de colonialismo europeo. Los monarcas e intelectuales ilustrados, junto con la Iglesia, disfrazaron la expropiación y el genocidio de misión civilizadora. ¿No está ocurriendo ahora lo mismo dentro de nuestras fronteras? ¿Son los pobres las nuevas colonias?

La comparación es muy buena. Si lees a algunos autores del Renacimiento, pocas voces han gritado contras las masacres llevadas a cabo en el Nuevo Mundo. Uno de estos es Bartolomé de las Casas. En Italia, Giordano Bruno describió a Colón y a sus marineros, no como marineros sedientos de saber sino como piratas sedientos de oro y de plata. Bruno dice: “Fueron a llevar una civilización, pero ellos ya tenían una civilización. Fueron a llevar una lengua, pero ellos ya tenían una lengua. Fueron a llevar una religión, pero ellos ya tenían una religión”.

Estos filósofos del Renacimiento dejaban entrever que la multiplicidad de las lenguas, de las religiones, de las filosofías, de los pueblos, de los colores de la piel, no son una limitación de la humanidad sino una riqueza de la humanidad. Lo que vemos hoy es propio de ese modelo horrible de masificación de hacer que seamos todos iguales. ¿Cuál es la ley que nos guía? La ley del beneficio.

Del país más perdido de Asia hasta el país más rico de Europa o Estados Unidos, comemos las mismas hamburguesas de McDonald’s, vestimos la misma ropa y vemos las mismas tonterías en televisión. Esta ideología del beneficio es cada vez más global de lo que pudo ser en el pasado y los primeros ejemplos de la colonización son los ejemplos de cómo una suspuesta civilización pudo destruir una civilización que no conocía el beneficio y que vivía en un estado natural.

Tocqueville dice “hoy en América la gente busca las bellezas fáciles”. ¿Qué quiere decir? Que no tengo tiempo de dedicarme a la lectura o para ir a una exposición de cuadros. El tiempo es dinero. Prefiero el libro que no me pide esfuerzos y aquellas manifestaciones culturales superficiales, mundanas, donde yo no aprendo nada porque no tengo tiempo para las cosas que requieren un compromiso personal. El riesgo de hoy está justamente en cultivar las bellezas fáciles; el bestseller, las películas que sólo son efectos especiales, todo lo que usamos para distraernos porque no queremos pensar, en lugar de ser estimulados a la reflexión.

¿Qué pasará cuando se privatice totalmente la enseñanza?

La educación, como la sanidad, es un pilar fundamental de una sociedad que sólo el Estado puede gestionar. Y la educación privada es una trampa, una de las peores cosas hacia las que nos podemos dirigir. Porque no podemos conocer el nivel de laicidad de una escuela privada, de una escuela católica, musulmana, de partido. Digo laicismo en el sentido de pluralidad, de construir personas libres de la ortodoxia. La escuela pública garantiza en primer lugar igualdad de los estudiantes. Quizá no ahora en la práctica pero es el único lugar donde se puede aspirar a este modelo. Hay universidades privadas excelentes pero están restringidas a los que tienen dinero. Tenemos que crear unas escuelas e universidades igual de excelentes con dinero del Estado para dar a todos la misma oportunidad.

¿Se puede tener democracia sin escuela pública?

Absolutamente no. Como no se puede tener democracia sin cultura, sin el respeto del otro y sin amor por el bien común. La formación de los jóvenes es importante porque es el futuro de la democracia. Si seguimos creando personas que piensan sólo en su beneficio personal, perderemos lentamente la democracia.

¿Lentamente?

Bueno, en realidad ya la hemos perdido. El proceso está ocurriendo ante nuestras narices pero no tenemos capacidad de reacción.

¿Cuál es la cura de la infelicidad?

Adriano Olivetti [el singular empresario de las máquinas de escribir] decía: “Yo quiero una fábrica que no produzca sólo beneficios. Quiero una fábrica que produzca belleza y libertad. Porque serán la belleza y la libertad las que nos indiquen el camino para ser felices”. Y una de las cosas que me ha llamado la atención leyendo a Montaigne es que Montaigne nos dice que no es poseer lo que nos hace felices, sino el gozar y el aprender a gozar. Si no apreciamos la belleza, si no sabemos apreciar el arte, la música, muy difícilmente aprenderemos a gozar.

¿Nos ayudan los clásicos a encontrar en el infierno lo que no es infierno?

Leí ese pasaje del que hablas en un colegio donde muchos chicos eran hijos de padres encarcelados y les impactó mucho. Mi libro quiere ser una de esas pequeñas llamas de las que habla Calvino que pueden ayudar a ver el camino y hacernos entender lo que no es infierno del infierno en que vivimos para poder defenderlo. Este es el camino difícil que necesitamos escoger.

La tarea de los clásicos es despertar nuestra atención, estimular la reflexión, alimentar nuestra pasión, y ayudarnos a entendernos a nosotros mismos y el mundo que nos rodea. Y para desmontar una de las mayores tonterías que hoy perviven en nuestra sociedad: que para entender el presente hay que estudiar el presente. Para entender el presente hace falta el pasado. Sin pasado, no se puede entender el presente.

Giordano Bruno nos enseña que si la filosofía no se transforma en una manera de vida, no nos sirve para nada. Y Bruno escribió la última página de su filosofía en la hoguera del Campo de Fiore donde fue quemado por hereje, demostrando que se pueden quemar los libros pero no las ideas. La palabra de Bruno, la palabra de Montaigne, la palabra de Victor Hugo, nos hacen entender tantas cosas de nuestro presente porque algunos de nuestros grandes autores que han sabido exponer de manera sencilla lo que llevamos dentro y que no somos capaces de expresar. Y la literatura, la música, el arte son los únicos capaces de decir lo indecible y enseñarnos lo invisible.

Nikolaus Harnoncourt se retira

Nicolaus HanoncourtCompartimos la Nota de: Música clásica

Director de orquesta austriaco Nikolaus Harnoncourt se retira

lainformacion.com

Domingo, 06 de diciembre del 2015 – 15:31

El austriaco Nikolaus Harnoncourt, uno de los directores de orquesta más prestigiosos de los últimos años, anunció su retirada durante un concierto en Viena.

APAART08 - 29122002 - WIEN - OESTERREICH: ZU APA TEXT KI - Der Oesterreichische Dirigent Nikolaus Harnoncourt, waehrend einer Orchesterprobe des Neujahrskonzert der Wiener Philharminiker, am Samstag, 28. Dezember 2002 im Musikverein in Wien. GUENTER R. ARTINGER


GUENTER R. ARTINGER

“Mi cuerpo me obliga a cancelar mis futuros planes”, aseguró el sábado en una carta de despedida manuscrita para los espectadores de la sala de conciertos de la Musikverein de Viena.

Los problemas de salud ya habían obligado a Harnoncourt, que cumplió 86 años este domingo, a cancelar dos conciertos del Concentus Musicus, el conjunto que creó en 1953, en la Musikverein.

“Se ha creado una relación increíble y profunda entre nosotros en el escenario y vosotros en la sala. ¡Nos hemos convertido en una feliz comunidad de pioneros!”, escribió el director en su carta, impresa en el programa de conciertos de la sala.

El conde Nikolaus de la Fontaine y de Harnoncourt-Unverzagt nació en Berlín en 1929, de la unión entre un conde austriaco y una nieta de un archiduque de la casa de los Habsburgo. Creció en Graz, en el sur de Austria.

Formado como violonchelista, su intensiva investigación sobre los instrumentos y la música antigua lo llevaron a crear el Concentus Musicus, que dio sus primeros conciertos en 1957.

El conjunto, organizado por los propios músicos con la ayuda de sus mujeres y socios, se especializó en la música del Renacimiento y del Barroco, así como en obras de compositores como Bach, Beethoven y Haydn.

En 1969, abandonó la Orquesta Sinfónica de Viena después de que sus intentos de modificar las rígidas normas de la época levantaran ampollas.

Las ideas de Harnoncourt, que dirigió obras orquestales y óperas, han ido ganando adeptos, y ahora algunas de las mejores orquestas del mundo, como las filarmónicas de Viena y Berlín, utilizan elementos clave de su trabajo.

stu/pvh/gm/pc

Nota original: http://noticias.lainformacion.com/arte-cultura-y-espectaculos/musica-clasica/director-de-orquesta-austriaco-nikolaus-harnoncourt-se-retira_SBOjliWvxDtLY16UzONph6/

86112609dirigent-nikolaus-harnoncourt-wird-85-41-55853083

Teatro Colón: Temporada 2016

Sala-teatro-colon

Lopérfido presentó la Temporada Artística 2016

del Teatro Colón

 

Daniel Barenboim, Martha Argerich, Jonas Kaufmann, Renée Fleming, Lang Lang, Zubin Mehta, Marcelo Alvarez, Bruno Gelber, Marianela Nuñez, Ludmila Pagliero y Herman Cornejo, entre muchos otros artistas, formarán parte de la próxima temporada anunciada hoy.

 

La presentación tuvo lugar el 8 de Octubre en la Sala del Centro de Experimentación del Teatro Colón, el Director General y Artístico presentó la Temporada Artística  2016 acompañado por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, que declaró: “El Colón no sólo tiene que ser de Buenos Aires. Debe ser un orgullo, un símbolo de la Ciudad y de nuestro País. Queremos que más porteños y argentinos lo disfruten”.

 

A continuación Lopérfido aseguró tener tres ejes sobre los que vamos a trabajar el año que viene: el aporte tecnológico, las funciones gratuitas y el Festival de Verano, una innovación de la nueva gestión. Tenemos la idea de un teatro cada vez más abierto”. 

 

Junto al Director General y Artístico estuvieron presentes autoridades y  directores de los cuerpos estables de nuestro primer coliseo como Guillermo Scarabino (Producción Artística), Eduviges Picone (Estudios Musicales), Maximiliano Guerra (Ballet Estable) Miguel Galperín (Centro de Experimentación), Martin Bauer (Colón Contemporáneo) y Marcelo Lombardero (Ópera de Cámara), Mónica Freda (Directora Ejecutiva) y Carlos Lorenzetti (Director Vocal y Gerente General).

 

La Temporada 2016 del Teatro Colón contará, una vez más, con el Festival de Música y Reflexión que tendrá como protagonistas a Daniel Barenboim, Martha Argerich, Jonas Kaufmann – en lo que será su debut en nuestro país – y la Orquesta West-Eastern Divan.

 

A lo largo del año se presentarán  artistas del más alto nivel internacional como Renée FlemingLang Lang, el director Zubin Mehta al frente de la Orquesta Filarmónica de Israel, y un segundo concierto lírico a cargo de Jonas Kaufmann.

 

La temporada lírica tendrá diez títulos y marcará el regreso del reconocido tenor argentino Marcelo Alvarez, asumiendo el rol protagónico en Tosca de Puccini. Además, se estrenará para toda América Latina Die Soldaten, una de las más grandes partituras operísticas de la segunda mitad del Siglo XX. Y se podrá apreciar a Beatrix Cenci, Don Giovanni, Fidelio, Dido y Eneas, Macbeth, Porgy and Bess y Volo Di Notte e Il Priogionero.

 

El Ballet Estable, con la conducción de Maximiliano Guerra, tendrá la visita de la primera bailarina del Royal Ballet de Londres Marianela Nuñez que interpretará una de las piezas emblema de la danza teatral: Onieguin. También estarán presentes otros renombrados bailarines argentinos que se desempeñan en las mejores compañías del mundo como lo son Ludmila Pagliero (Etolie de la Opera de París) y Herman Cornejo (Primer Bailarín del American Ballet Theatre) encarnando una nueva versión de La Bayadera.

 

El Festival de Verano dará inicio en el mes de febrero con una serie de propuestas totalmente innovadoras a desarrollarse en la Plaza Vaticano y la Sala Principal destacándose La Historia del Soldado con música de Igor Stravinski y  Prima Donna, un concierto sinfónico-visual en torno a María Callas con música de Rufus Wainwright.

 

La Ópera de Cámara, con dirección de Marcelo Lombardero, reiniciará su programación de la propuesta creada en 1967 y oficializada en 1969 y que está pensada como un proyecto itinerante para llegar a distintos escenarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el país y el exterior, promoviendo a jóvenes artistas.

 

La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, bajo la dirección de Enrique Arturo Diemecke, comenzará su actividad con la ejecución de las sinfonías completas de Chaikovski en el  Abono Chaikovski y que se presentarán en el lapso de una semana. Luego, será el momento del tradicional ciclo de abono, con algunos de los mejores solistas argentinos e internacionales como Bruno Gelber, Nelson Goerner, Natasha Binder, Karin Lechner, Sergio Tiempo, Philippe Entremont y Joshua Bell, entre otros.

 

La Orquesta Estable del Teatro Colón volverá a tener una programación compuesta por once conciertos que se desarrollarán tanto en la Sala Principal como fuera de Sede en La Usina del Arte.

 

A la par de estas cautivantes propuestas, las diversas áreas de producción del Teatro Colón ofrecerán sus ciclos habituales, tales como el Centro de Experimentación, dirigido por Miguel Galperín, un espacio invalorable para la creación nacional, y el programa Colón Contemporáneo, que dirige Martín Bauer, con el Cuarteto Arditti, Ensemble Modern y Cpotic Ligth de Morton Feldman, entre otros.

Asimismo se rendirán dos grandes conciertos homenaje a los compositores Erik Satie, en su aniversario 150, y a Alberto Ginastera en su aniversario 100, y una intensa actividad nutrirá el ciclo dominical gratuito de Intérpretes Argentinos, que recibe la aprobación y el entusiasmo del público.

 

Al término de la presentación, Darío Lopérfido reiteró su agradecimiento a todo el personal del Teatro Colón y agregó sentirse orgulloso de “nuestros cuerpos estables, artísticos y técnicos”.

 

Para visualizar la Temporada Artística 2016 completa visite la página web www.teatrocolon.org.ar.

 

Concierto: Dúo Gurevich-Schvartz y Académica de la ESMN

Academica Gurevich sChvartz
El Departamento de Extensión de la Escuela Superior de Música de Neuquén invita a participar del concierto que ofrecerá la Orquesta Sinfónica Académica de esa institución, dirigida por el maestro Andrés Tolcachir.
En el mismo se  contará con la presencia como músicos invitados del dúo de violín y piano integrado por ELÍAS GUREVICH y HAYDÉE SCHVARTZ.
El concierto será el MIÉRCOLES 30 DE SEPTIEMBRE A LAS 19 HS en el Auditorio de nuestra Escuela, sito en Diag. Alvear 90 de la ciudad de Neuquén.
El programa es el siguiente:

**  “Tzigane” de Maurice Ravel, interpretado por el dúo Elías Gurevich-violín Haydée Schvartz-piano
 
** 1er. mov de la Sinfónía Nº 1 op. 21. Adagio molto. Allegro con brio
**  Obertura de la ópera “Nabucco” de Verdi
** “Mambo” de Leonard Bernstein 

interpretadas por la Orquesta Sinfónica Académica de la Escuela Superior de Música
 
La entrada es libre y gratuita