110 Aniversario del Teatro Colón: Aida, de Giuseppe Verdi

Anuncios

La Traviata de Giuseppe Verdi

La Traviata” o “La Extraviada“. Es una ópera en 4 actos que está basada en el libro “La dama de las camelias” dele francés Alejandro Dumas, (hijo). Se desarrolla en París a mediadios del siglo XIX.

Giuseppe Fortunino Francesco Verdi más conocido como Giuseppe Verdi nació en Le Roncole, Busseto, 10 de octubre de 1813 y murió en Milán, 27 de enero de 1901. Fue un compositor italiano durante la segunda mitad del siglo XIX.

Era hijo de Carlo Giuseppe Verdi y Luigia Uttini. Se convirtió en el organista de la iglesia de La Roncole, su pueblo y, tras establecerse en Milán, intentó entrar en el conservatorio de la ciudad, pero no lo consiguió.

Sus primeras óperas exaltaron el carácter nacionalista del pueblo italiano. Ejemplo de ello es el “Va pensiero”, coro de los esclavos de la ópera Nabucco, es uno de los más conocidos de Italia.

En 1836 contrajo matrimonio Margherita Barezzi, pero en 1840,  tras su muerte y la de sus dos hijos: Virginia Maria e Icilio Romano, se sumió en una profunda depresión en la que llegó a plantearse el abandono de la carrera musical.

Aunque después de leer el libreto de Nabucco, se animó y creó su gran éxito y más popular  que también  lo convirtió en un símbolo de la lucha patriótica. Tras el triunfo de Nabucco (1842) compuso: Macbeth (1847), basada en la obra de W. Shakespeare, Rigoletto (1851)La Traviata (1853) , Il Trovatore (1853), Un ballo in maschera (1859).

En 1859 contrae de nuevo matrimonio, con  Giuseppina Strepponi.

verdiPosteriormente compone Don Carlos (1867), Aida (1871)Otello (1887) y Falstaff (1893) basadas también en la obra de W. Shakespeare .

En sus últimos años, Verdi trabajó en algunas obras no operísticas como la misa de Réquiem (1874) y el Te Deum. También compuso el Himno de las naciones, que incluye las melodías de los himnos italiano, francés, inglés y norteamericano, sobre texto del poeta Arrigo Boito (1862) y un cuarteto para cuerdas en mi menor (1873).

Murió debido a un derrame cerebral. Dejó su fortuna para  una casa de reposo para músicos jubilados que llevaría su nombre: «Casa Verdi», en Milán, donde está enterrado. Su entierro causó gran conmoción popular y el público entonó espontáneamente el coro de los esclavos de Nabucco: Va pensiero sull’ali dorate.

Argumento:

Violeta, distinguida cortesana parisiense, se enamora de Alfredo Germont, con el cual se va a vivir a una quinta próxima a París. El padre de Alfredo intenta que su hijo vuelva a la vida ordenada, y,ruega a la amada de su hijo que termine aquellas relaciones que tanto perjudican a Alfredo.

Violeta convence al anciano de la sinceridad de su amor, y, sacrificándolo por el bien de su amado, se va de la casa y deja escrita una carta frívola y cruel. Alfredo, herido por el desengaño y picado por los celos, ofende grave y públicamente a Violeta, y entonces su padre le explica lo sucedido y la grandeza del amor de ésta.

Alfredo va a ver a Violeta para pedirle perdón. Violeta está muy enferma, y sólo le quedan unas pocas horas de vida. En éstas, ambos recuerdan la época buena de su amor, y Violeta muere. Alfredo llora, y el médico y la doncella lloran.

Información extraída de: En clave de niños,  a quienes agradecemos su trabajo.

El espíritu del agua y la luna

 

Rusalka  es una ópera en tres actos con música de Antonín Dvořák y libreto en checo de Jaroslav Kvapil (1868-1950), estrenada en Praga el 31 de marzo de 1901. El nombre de la ópera proviene de la mitología eslava, donde Rusalka es un espíritu del agua que vive en lagos o ríos.

Compartimos el aria más conocida de la ópera es la Canción a la Luna, que canta Rusalka para pedirle que la convierta en un ser humano que pueda ser amado por El Príncipe, en esta ocasión interpretada magistralmente por René Fleming.

Luciano Pavarotti, el amor hecho voz

 

A vucchella – Francesco Paolo Tosti// Gabriele D’Annunzio.

Sì, comm’a nu sciorillo
tu tiene na vucchella
nu poco pocorillo appassuliatella.

Meh, dammillo, dammillo,
– è comm’a na rusella –
dammillo nu vasillo,
dammillo, Cannetella!

Dammillo e pigliatillo,
nu vaso piccerillo
comm’a chesta vucchella,
che pare na rusella
nu poco pocorillo appassuliatella.

Si tu tiene na vucchella
nu poco pocorillo appassuliatella

 

Luciano Pavarotti Venturi hubiera cumplido años ayer (Nació en Módena, el 12 de octubre de 1935) pero por desgracia para nosotros y alegria para el universo  Luciano partió en Modena el 6 de septiembre de 2007.

Pavarotti fue el tenor lírico italiano más reconocido de las últimas decadas y uno de los cantantes contemporáneos más famosos de los últimos siglos, tanto en el mundo de la ópera como en otros  géneros musicales, uno de los mejores de todos los tiempos.

 

Fue muy conocido por sus conciertos televisados y como uno de Los Tres Tenores, junto con Plácido Domingo y José Carreras. Reconocido por su filantropía, reunió dinero para refugiados y para la Cruz Roja, y fue premiado en varias ocasiones por ello.

 

Sus inicios

Nacido el 12 de octubre de 1935 en las afueras de Módena, Luciano era hijo de Fernando Pavarotti (1912-2002), panadero y tenor aficionado, y de Adele Venturi (1915-1999), quien era trabajadora en una fábrica cigarrera. Su padre estimuló a Luciano para que empezara los estudios en el mundo del canto lírico. Aunque Luciano hablaba con cariño de su infancia vivió ciertas penurias ya que su familia tenía escasos recursos económicos.

Según Luciano,su padre tenía una fina voz de tenor, pero rechazó la posibilidad de dedicarse a la carrera de cantante debido a sus nervios. La Segunda Guerra Mundial forzó a la familia a salir de la ciudad en 1943 y al año siguiente tuvieron que alquilar una habitación a un granjero en la campiña cercana, donde el joven Luciano desarrolló interés por la agricultura.

 

Sus primeras influencias musicales provinieron de las grabaciones que poseía su padre, la mayoría de tenores populares de la época como Beniamino Gigli, Giovanni Martinelli, Tito Schipa y Enrico Caruso. Sin embargo, el ídolo de Luciano era el tenor Giuseppe Di Stefano. Cerca de los nueve años comenzó a cantar con su padre en el coro de una pequeña iglesia local. También en su juventud tomó algunas clases de canto con el profesor Dond y su esposa.

Primeras apariciones

Después de una niñez normal con un típico interés por los deportes (en su caso, el fútbol sobre todo), Luciano se graduó en la Scuola Magistrale. Tras ello tuvo dudas en seguir el magisterio, porque también soñaba con ser arquero de fútbol profesional. Su madre lo convenció para que siguiera de maestro. Ejerció entonces en una escuela primaria durante dos años, pero finalmente lo arrastró su interés por la música. No sin reservas, su padre consintió en que desarrollara su nueva vocación: acordaron que recibiría manutención hasta los 30 años y que, si no triunfaba a esa edad, se ganaría el sustento por sus propios medios.

Sus mentores en el arte del bel canto fueron Arrigo Pola y Ettore Campogalliani. Sus primeras apariciones públicas como cantante fueron en el coro del Teatro de la Comuna, en Módena, y más tarde en La Coral de Gioacchino Rossini, donde demostró su talento. Debutó el 29 de abril de 1961 como Rodolfo en La Bohème, de Puccini, en el teatro de ópera de Reggio Emilia.

 

 

Consagración

Pavarotti con Joan Sutherland en 1976.

El papel de Rodolfo le dió grandes satisfacciones; fué su carta de presentación y lo grabó junto a su coterránea Mirella Freni, dirigido por Herbert von Karajan, lo cantó en La Scala, dirigido por el célebre Carlos Kleiber en 1979, y en la primera retransmisión televisiva nacional en 1977 desde ese teatro, acompañado por la soprano italiana Renata Scotto.

La consagración absoluta llegó con Tonio, de la ópera La hija del regimiento, de Gaetano Donizetti, junto a la soprano australiana Joan Sutherland, con su difícil aria de nueve notas do de pecho que le hizo merecedor de la portada del The New York Times. En la celebración del centenario del teatro en 1983 cantó el dúo de Un ballo in maschera con la soprano estadounidense Leontyne Price.

 

 

 

Entre 1968 y el 13 de marzo de 2004, su última aparición en la sala, totalizó 382 funciones metropolitanas.

Con el equipo que formó con Joan Sutherland y la mezzosoprano Marilyn Horne se realizaron las grabaciones que lo muestran en su mejor momento vocal, en especial Lucia di Lammermoor, La fille du régiment, La Traviata, Il Trovatore, Rigoletto, L’elisir d’amore, I Puritani, La sonnambula, Maria Stuarda, Beatrice di Tenda y Turandot (dirigido por Zubin Mehta) donde se le oye por primera vez cantar Nessun dorma, aria que popularizaría inmensamente.

El célebre director austríaco Herbert von Karajan solicitó sus servicios para las grabaciones integrales de La Boheme, Madame Butterfly y un legendario Réquiem de Verdi desde La Scala junto a Fiorenza Cossotto, Leontyne Price y Nicolai Ghiaurov. También trabajó y grabó con el húngaro Georg Solti en el mismo Requiem de Verdi, Un ballo in maschera, el pequeño papel de el tenor italiano en El caballero de la rosa de Strauss y en versión de concierto el rol más temido para un tenor dramático, Otello. Pavarotti, esencialmente un tenor lírico, muy esporádicamente cantó papeles de la cuerda dramática para preservar la flexibilidad y frescura de su voz dotada de gran facilidad para los agudos.

Tampoco fue proclive a añadir nuevos papeles ni a aprender otros del repertorio francés o alemán que se avenían a su magnífico timbre de tenor. No obstante, en 1982 tuvo un gran triunfo en el Metropolitan Opera como Idomeneo de Mozart, papel que había cantado en el famoso Festival de Glyndebourne en 1964.

El 2 de junio de 1988 le nombran Cavaliere di Gran Croce Ordine al Merito della Repubblica Italiana.​

Las actuaciones más comentadas a nivel internacional del gran tenor italiano fueron las que realizó con los españoles Plácido Domingo y José Carreras, con quienes formó el trío Los Tres Tenores (The Three Tenors).

En su acercamiento a la música popular, Pavarotti grabó duetos con Eros Ramazzotti, Sting, Andrea Bocelli, Celine Dion, Liza Minnelli, Elton John, Tracy Chapman, Frank Sinatra (“My Way”), Michael Jackson, Barry White, e inéditamente con el brasileño Caetano Veloso, la argentina Mercedes Sosa y el grupo de rock irlandés U2. Un dueto con Sarah Brightman nunca se pudo concretar, aunque siempre fue deseado por los dos artistas.

 

Durante varios años seguidos a partir de 1991 Pavarotti respondió al llamado de la organización War Child, para recaudar fondos para la construcción de un centro de musicoterapia en Mostar. De esta forma, se organizaron anualmente conciertos en Módena bajo el título Luciano Pavarotti & friends, donde además participaban otras personalidades de la música internacional, como Anastacia, Mónica Naranjo, Bryan Adams, Bon Jovi, Queen, U2, Dolores O’Riordan, Simon Le Bon, Deep Purple, Stevie Wonder, Céline Dion, Natalie Cole o Vanessa Williams entre otros artistas de pop y rock .

En 2001 Universal editó un compilado de grandes éxitos titulado “Amore: The Essential Romantic Collection”.

Pavarotti fue muy solicitado en teatros de todo el mundo hasta su retiro en la Ópera Metropolitana de Nueva York el 13 de marzo de 2004 donde interpretó el papel del pintor Mario Cavaradossi en la ópera Tosca, de Giacomo Puccini, al lado de Carol Vaness.

En mayo de 2004 en vísperas de su cumpleaños número 70 el tenor anunció La gira del adiós compuesto por cuarenta conciertos en todo el mundo, para despedirse de los fieles seguidores de su canto. Pese a este retiro, en febrero de 2006 cantó el aria Nessun dorma de Turandot, de Giacomo Puccini, como cierre a la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2006 en el estadio Olímpico de Turín.

En su vida personal Luciano Pavarotti fue un gran aficionado al fútbol, la pintura y los caballos. Unió su destino, durante treinta y cuatro años, con Adua Verona, con quien tuvo tres niñas: Lorenza, Cristina y Giuliana, pero el 13 de diciembre de 2003 se casó en segundas nupcias con su asistente Nicoletta Mantovani, treinta años menor que él, y con ella tuvo a sus dos hijos menores: Alice y Ricardo, este último fallecido al poco de nacer.

Últimos días

La gira del adiós fue suspendida debido a una intervención en la espalda a principios de 2006, y cuando se preparaba para partir de Nueva York a reanudar su gira mundial de despedida, se le descubrió un tumor maligno en el páncreas. Fue operado en un hospital de Nueva York el 7 de julio de 2006 y todos sus conciertos fueron cancelados debido a su muy delicado estado de salud, causado por una neumonía en el postoperatorio. El 8 de agosto de 2007 fue hospitalizado víctima de un estado febril y de complicaciones respiratorias. Abandonó la clínica el 25 de agosto para continuar la convalecencia en su hogar.

El 6 de septiembre de 2007, falleció en su hogar a causa de cáncer de páncreas.

La ceremonia fúnebre se celebró en su ciudad natal, estando presentes el primer ministro italiano Romano Prodi, el ministro de Cultura Francesco Rutelli, el director de cine italiano Franco Zeffirelli y el ex secretario general de las Naciones Unidas Kofi Annan.

La entrada de la misa estuvo acompañada por la soprano búlgara Raina Kabaivanska, que cantó el Ave María del Otello de Verdi. Durante el ofertorio, el flautista Andrea Griminelli tocó el tema del Orfeo y Eurídice, de Gluck.

El tenor fue sepultado en el cementerio Montale Rangone cerca de su villa, en las afueras de la ciudad, donde están enterrados sus padres y su hijo Ricardo, quien murió poco después de nacer en 2003.

El Gran Aplauso

El 24 de febrero de 1968, en el Palacio de la Ópera de Berlín, Pavarotti logró el que fue, durante mucho tiempo, el aplauso más largo de la historia. Interpretando la obra El elixir de amor, escrita por el compositor Gaetano Donizetti en 1832, el tenor consiguió enamorar al público, que recompensó su talento con un aplauso de 67 minutos, más de una hora a lo largo de la cual el cantante salió 165 veces a escena, acarreando con sus respectivas 165 subidas de telón, para agradecer al público su gran apoyo.

Este aplauso tan solo ha sido superado por Plácido Domingo en una de sus actuaciones en 1991.

 

Fuente: Wikipedia

 

La forza del destino

Compartimos la obertura del compositor italiano Giuseppe Verdi: La forza del destino. Interpretada por la Orquesta Sinfónica de Galicia dirigida por Lorin Maazel. La grabación fue realizada en el Palacio de la Ópera de Coruña, el 17 de mayo de 2012, dentro del Festival Mozart.

La ópera fue encargada por el Teatro Bolshói Kámenny (luego Teatro Mariinski) de San Petersburgo, capital del entonces Imperio ruso y estrenada con la presencia del compositor el 10 de noviembre de 1862 (29 de octubre de 1862, según el calendario juliano, todavía en vigor en el Imperio Ruso hasta 1918).

Después de algunas ulteriores revisiones, tuvieron lugar poco después interpretaciones en Roma en 1863 (como Don Alvaro) y Madrid, en el Teatro Real, con la asistencia del mismo Verdi . La ópera, posteriormente, viajó a Nueva York y Viena (1865), Buenos Aires (1866) y Londres(1867).

Actualmente La fuerza del destino sigue estando en el repertorio operístico, estando entre las cien óperas más representadas del período 2005-2010, según la base de datos Operabase. En concreto es la n.º 64 de la lista. En Italia es la 26 y la 11.ª de Verdi; todo ello, por 64 representaciones.

 

Diana Damrau y Nicolás Testé con la Filarmónica de Buenos Aires

Jueves 27 de abril, 20:00 horas.

 

La soprano Diana Damrau y el bajo-barítono Nicolas Testé cantarán junto a la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires

 

El maestro Mario Perusso estará a cargo de la dirección musical.

 

El jueves 27 de abril a las 20:00 horas, la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires realizará en el Teatro Colón el cuarto concierto de su ciclo de abono. Con la dirección del maestro Mario Perusso se presentarán la soprano alemana Diana Damrau y el bajo-barítono francés Nicolas Testé. El programa estará integrado por oberturas y arias de Gioacchino Rossini, Giacomo Meyerbeer, Charles Gounod, Ambroise Thomas, Camille Saint-Saëns, Antônio Carlos Gomes, Vincenzo Bellini, Amilcare Ponchielli y George Gershwin, de óperas como El barbero de Sevilla, Loshugonotes, Fausto, Hamlet y Romeo y Julieta, entre otras.

La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires obtuvo dos Premios Konex de Platino como la mejor orquesta argentina de las dos últimas décadas, en 1999 y en 2009. En 2015 la Asociación de Críticos Musicales de la Argentina la distinguió con el Premio “Mejor Orquesta Sinfónica Argentina” de 2014, galardón que también obtuvo en 2012.

Mario Perusso debutó en 1968 en el Teatro Argentino de La Plata y en 1973 en el Teatro Colón, donde asumió la dirección de casi todas las óperas de Puccini y varios títulos verdianos, entre otros numerosos espectáculos líricos, coreográficos y conciertos. Dirigió en teatros y orquestas de Sudamérica, en ciudades italianas, y en la Ópera de Praga y de Atenas. Fue director artístico del Teatro Argentino de La Plata (1989-1998) y del Teatro Colón (1998-2000). Como compositor destacan sus óperas Guayaquil, Escorial, La voz del silencio, Fedra y Bebe Dom o LaCiudad Planeta, estrenadas en el Teatro Colón.

Diana Damrau se presentó en los principales escenarios de ópera y concierto durante dos décadas. Su vasto repertorio abarca los papeles principales de Lucia di Lammermoor (La Scala, Ópera del Estado de Baviera, Metropolitan, Royal Opera House), Manon (Ópera Estatal de Viena, Metropolitan) y La traviata (La Scala, Metropolitan, Royal Opera House, Ópera Nacional de París, Ópera Estatal de Baviera), así como La reina de la noche en La flauta mágica (Metropolitan, Festival de Salzburgo, Ópera Estatal de Viena, Royal Opera House). Desde su debut en 2005, el Metropolitan fue el teatro donde realizó los roles que la distinguen.

Segundo Premio en el concurso “Voix Nouvelles” 1998, Nicolas Testé realiza actuaciones en salas líricas como el Metropolitan de Nueva York, Ópera Estatal de Múnich, Ópera de Los Ángeles, Ópera de San Francisco, Ópera Alemana de Berlín, Ópera Nacional de París, Teatro de San Carlos (Nápoles), Gran Teatro de Ginebra, Teatro La Fenice, así como en los festivales de Glyndebourne y Chorégies d’Orange. Su repertorio incluye los roles principales de Ifigenia en Áulide (Agamenón), Manon (Des Grieux), Hamlet (Claudius), La flauta mágica (Sarastro), Fausto(Méphistophélès) y Los cuentos de Hoffmann (los cuatro villanos), entre otros.

 

Las localidades se ya se encuentran a la venta en la boletería del Teatro Colón, Tucumán 1171 (4378-7109), de lunes a sábado de 10.00 a 20.00 horas y los domingos de 10.00 a 17.00 horas. También se pueden adquirir vía telefónica al 5254-9100; o por Internet ingresando enwww.teatrocolon.org.ar. Localidades desde: $ 100.

 

 

Mario Perusso

Director de orquesta

 

Nació en Buenos Aires en 1936, donde cursó sus estudios musicales en el Conservatorio de Música “Alberto Williams”. Cayetano Marcolli fue su maestro de composición y Mariano Drago de dirección orquestal en la Escuela de Bellas Artes de La Plata. Durante el bienio 1966/67 fue becario del Centro Latinoamericano de Altos Estudios Musicales del Instituto Torcuato Di Tella, bajo la dirección de Alberto Ginastera, donde asistió a los cursos de composición de los maestros Luigi Dallapiccola, Olivier Messiaen, Cristóbal Halffter y Luigi Nono.

Debutó como director de orquesta en el Teatro Argentino de La Plata en 1968, donde dirigió espectáculos líricos, coreográficos y conciertos sinfónicos.

En 1973 hizo su debut en el Teatro Colón dirigiendo La Bohème de Puccini. En dicho teatro asumió la dirección de numerosas producciones: la casi totalidad de las óperas de Puccini; los títulos verdianos Aida, Rigoletto, La traviata, Il trovatore, Simon Boccanegra y Otello; Andrea Chénier de Giordano; Jenufa de Janácek; La valkiria de Wagner; Boris Godunov de Mussorgsky; Francesca da Rimini de Zandonai, entre muchas otras.

Fue maestro sustituto del Teatro Colón desde 1969; Director artístico del Teatro Argentino de La Plata desde 1989 hasta 1998; y entre 1998-2000 asumió la dirección artística de este coliseo.

Dirigió todos los organismos sinfónicos más importantes del país. En el exterior, en la sala del Conservatorio Giuseppe Verdi de Milán, Festival Puccini de Torre del Lago (Lucca), Teatro Pergolesi de Jesi, Teatro de la Ópera de Fabriano, Ópera Estatal de Praga, Ópera de Atenas, entre otros. En Sudamérica, fue director titular de las orquestas Sinfónica Nacional de Bolivia, Sinfónica de Bahía Blanca y Estable del Teatro Colón.

Como compositor se destacan sus óperas Azrael, el ángel de la muerte, Teatro Argentino de La Plata, 2009; Guayaquil, 1993; Escorial, 1989 y La voz del silencio, 1969, éstas tres estrenadas en el Teatro Colón. En 2010 fue nombrado compositor residente de dicho teatro, donde tuvo lugar el estreno de Una sinfonía lírica, Drama sin palabras y sus óperas Fedra y Bebe Dom o La Ciudad Planeta.

 

 

Diana Damrau

Soprano

Durante dos décadas se ha presentado en los principales escenarios de ópera y concierto. Su vasto repertorio abarca los papeles principales de Lucia di Lammermoor (La Scala, Ópera del Estado de Baviera, Metropolitan, Royal Opera House), Manon (Ópera Estatal de Viena, Metropolitan) y La traviata (La Scala, Metropolitan, Royal Opera House, Ópera Nacional de París, Ópera Estatal de Baviera), así como La reina de la noche en La flauta mágica (Metropolitan, Festival de Salzburgo, Ópera Estatal de Viena, Royal Opera House).

Nacida en Alemania, recibió el título de Bayerische Kammersängerin (2007) y la Orden Bávara de Maximiliano para las Ciencias y Artes (2010). Forjó estrechos vínculos con la Ópera Estatal de Baviera, donde cantó Lucia di Lammermoor, Los cuentos de Hoffmann (las cuatro heroínas), Ariadna en Naxos (Zerbinetta), La mujer silenciosa (Aminta), La flauta mágica (La reina de la noche), Rigoletto (Gilda), La traviata (Violetta) y El rapto en el serrallo (Constanza).

Desde su debut en 2005 el Metropolitan fue el teatro donde realizó los roles que la distinguen, proyectados mundialmente en cines. Cabe destacar las nuevas puestas de Rigoletto (Gilda), El barbero de Sevilla (Rosina), El conde Ory (Adèle), Los pescadores de perlas (Leïla) y los protagónicos de Lucia di Lammermoor, La traviata, Manon, La sonámbula y La hija del regimiento.

También interpretó óperas contemporáneas: A Harlot’s Progress de Iain Bell, basada en los grabados de Hogarth, escrita para ella (Ópera de Viena 2013) y 1984 de Lorin Maazel (Royal Opera House 2005).

Destacada intérprete de lied, realiza recitales en prestigiosas salas con los pianistas Helmut Deutsch y Craig Rutenberg, y el arpista Xavier de Maistre.

Su discografía incluye arias de ópera; canciones de Strauss y Liszt; temas de opereta, cine y musicales (premio ECHO Klassik 2014) y varias óperas completas.

Luego de este debut en el Teatro Colón (en gira sudamericana junto a Nicolas Testé) realizará una gira europea con arias de Meyerbeer.

 

 

Nicolas Testé

Bajo-barítono

 

Nació en París donde estudió piano, fagot e historia de la música. Luego ingresó en el Centro de Formación Lírica de la Ópera Nacional de París, dando comienzo a su carrera de cantante. En 1998 obtuvo el Segundo Premio en el concurso “Voix Nouvelles”.

Realiza actuaciones en las principales salas líricas como el Metropolitan de Nueva York, Ópera Estatal de Múnich, Ópera de Los Ángeles, Ópera de San Francisco, Ópera Alemana de Berlín, Ópera Nacional de París, Teatro de San Carlos (Nápoles), Gran Teatro de Ginebra, Teatro La Fenice, así como en los festivales de Glyndebourne y Chorégies d’Orange.

Su extenso repertorio incluye los papeles principales de Ifigenia en Áulide (Agamenón), Romeo y Julieta (Frère Laurent), Manon (Des Grieux), Hamlet (Claudius), Il trovatore (Ferrando), La flauta mágica (Sarastro), Cástor y Polux (Júpiter), Fausto (Méphistophélès), Los cuentos de Hoffmann (los cuatro villanos) y El barbero de Sevilla (Basilio).

En la temporada 2015/2016 debutó en la Ópera Estatal de Baviera en La bohème (Colline) y en la Ópera de San Francisco en Lucia di Lammermoor (Raimondo). Actuó en la primera producción en la historia del Metropolitan de Los pescadores de perlas (Nourabad) de Bizet. Además cantó Lucia di Lammermoor (Raimondo) en la Ópera Alemana de Berlín, I puritani (Sir Giorgio) en el Teatro Real de Madrid y La traviata (Doctor Grenvil) en Orange.

Durante el transcurso de la temporada 2016/2017 retornó a la Ópera Estatal de Múnich en La bohème (Colline), al Metropolitan en Carmen (Zúñiga), a la Ópera Nacional de París en Sansón y Dalila (Abimélech) y a la Ópera de Los Ángeles en el papel de los cuatro villanos de Los cuentos de Hoffmann.

Esta noche debuta en el Teatro Colón junto a la soprano Diana Damrau, como parte de una gira por Sudamérica que incluye San Pablo, Ciudad de México, Tijuana y Frutillar. En mayo y junio realizará otra gira, “Belcanto Drammatico”, con la Prague Philarmonia y Damrau, actuando en importantes salas de concierto de Europa.