Celebrando con Igudesman, Joo y Joshua Bell

Aunque Hanuka ocurre entre fines de noviembre y fines de diciembre del calendario gregoriano y Navidad en diciembre, siempre es divertido compartir algo de Igudesman & Joo y esta vez con Joshua Bell. Felicidades!

Música para el alma, en Neuquén

Música para el alma

Para quienes no creen que “la música cura todos los males” damos fe,  ¡Es así! Y si hay dudas sugerimos una simple solución: ir a un  concierto de la organización Música para el alma (MPA). Allí podrán beneficiarse con los poderes curativos del arte regido por la musa Euterpe.

Este  último viernes de abril, un grupo de MPA conformado Lucía Luque (primer violín), Lucía Herrera (segundo violín), Emilio Astolfi (viola), Jorge Bergero (violonchelo),  Laura Delogu (soprano), Fermín Prieto (tenor) y  la clown Vanina Grossi arribaron a la ciudad de Neuquén para brindar dos conciertos gratuitos organizados por Armónicus de Neuquén. Uno por la mañana en el Hospital Castro Rendón donde fueron acompañados por los músicos y director de la sinfónica de Neuquén y  otro por la tarde en el aula magna de la Universidad del Comahue.

13062174_659886160825999_7788718656592007892_n

 

Jorge Bergero  nos contó el origen de la hermosa iniciativa: “Música para el alma surgió hace 4 años acompañando una situación de enfermedad de una música profesional que era mi pareja en ese momento, María Eugenia. Y a partir de esa experiencia descubrimos una nueva forma de hacer música más cercana al contacto esencial  que genera mirarse a los ojos, estar cerca y que no pasa en nuestra actividad. Nosotros tocamos ópera en el foso del Colón y así ni siquiera vemos a la gente a los ojos cuando tocamos. Entonces esta experiencia se fue replicando, mucha más gente se fue acercando y hoy en día hay más de 1.000 músicos haciendo esto que es Música para el alma”, explicó el fundador del proyecto.

13133090_659886017492680_5400813197044931663_n

Fotos arriba: Hernan Pendini

Así el influjo de los poderes curativos del numeroso grupo llegó a pacientes del Hospital y al público que concurrió al hermoso concierto por la mañana.

13083336_1363146350377896_1802538353864486330_n 13087743_1363146223711242_1201128465096552663_n 13100881_1363145823711282_2331782112355680915_n

Fotos arriba: Agustín Benencia

Luego por la noche la audiencia se vio deleitada con el segundo concierto que contó con las ocurrencias de la clown Vanina y la magia del mago Astolfi. Verdaderamente dos encuentros mágicos que dejaron a chicos y grandes maravillados.

Pudimos Conversar con algunos de los integrantes como Fermín Prieto cantante del Teatro Colón, quien se sumó al proyecto hace 3 años y nos contó su experiencia: “Lo que yo trato de hacer es lo que a mí me gusta con la mayor entrega posible.  Eso creo que lo recibe la gente… no hay demasiada vuelta es como entrar en la sintonía de decir “me entrego” y el otro dice “bueno, dame”.

 

20160429_201142

20160429_200819
20160429_202657

Por su parte Lucia Luque explicó: “Yo tuve la oportunidad de colaborar con este hermoso proyecto el año pasado en Córdoba. ¡Esa experiencia fue tan emocionante! Aunque el hecho de hacer un concierto es hermoso, el contacto con la gente es desde otro lado y ver la respuesta y el calor del público en un lugar tan especial, como un hospital,  en donde la gente está a veces muy mal fue una alegría. Me acuerdo que esa sensación me duró muchos días. Sentí mucho agradecimiento por estar en el proyecto. Y seguir en contacto porque no veía la hora de volver a participar”.

El mago y violista Emilio Astolfi nos contó su experiencia: “Soy amigo de Jorge desde hace muchos años, en un momento compartimos alquiler inclusive, cuando éramos mucho más jóvenes y también tenía por mi cuenta la inquietud de hacer algo de este tipo, estaba haciendo algunas cosas con mis hijos.  Esto fue como un sincronismo”. Emilio además de tocar hace magia: “En una época trabaje de mago profesional  pero pasaron muchos años. Cuando entré en la filarmónica nacional en el ‘92 y tenía tanto que estudiar que quedó la magia relegada pero conservo la rutina que hacía antes como esto que hice hoy. La magia es un hobbie que utilizo en situaciones solidarias”.

20160429_204030

 

20160429_204416

20160429_204435-2

20160429_205755

 

20160429_210221

 

Fotos: arriba Agustín Benencia

Quienes quieran conocer más del proyecto Música para el alma pueden acceder a la página www.musicaparaelalma.org

Muchas gracias a todos los músicos de MPA!!!!

Entrevista de diario La Nacion a Jorge Bergero: http://www.lanacion.com.ar/1834909-musica-para-el-alma-salen-de-los-escenarios-para-tocar-en-hospitales

Un poco de Humor con el gran Victor Borge

Børge Rosenbaum conocido como Victor Borge, o también como “El Gran Danés” nació el 3 de enero de 1909  Victor-Borgeen Dinamarca y falleció 23 de diciembre de 2000 en Estados Unidos. Borge fue un pianista y comediante danés,  hijo de Bernhard y Frederikke Rosenbaum (padre violinista de la Orquesta Real Danesa; madre pianista).

Borge comenzó a tomar clases de piano a los dos años, fue claro que se trataba de un niño prodigio. Dio su primer recital a los ocho años y en 1918 se le otorgó una beca completa para la Real Academia Danesa de Música, donde estudió con Olivo Krause. Más tarde tomó clases con Victor Schiøler, Frederic Lamond (alumno de Liszt) y Egon Petri (alumno de Busoni).

Borge ejecutó su primer gran concierto en 1926 y luego de unos años como concertista clásico, comenzó con sus famosas rutinas humorísticas. Se casó con Elsie Chilton en 1933, el mismo año en que inició su actividad como comediante, realizando extensas giras por Europa, en las que comenzó a hacer bromas antinazis.

Cuando Alemania invadió Dinamarca, en la Segunda Guerra Mundial, Borge estaba dando un concierto en Suecia, y pudo escapar a Finlandia. Después viajó a Estados Unidos en el USS American Legion, el último barco neutral en zarpar de Petsamo, Finlandia, y finalmente llegó en agosto de 1940, con 20 dólares en el bolsillo (en moneda de hoy U$S 332), aunque tres de esos dólares (en moneda de hoy U$S 50) irían para pagar derechos de aduana. Durante la ocupación alemana, Borge regresó a Dinamarca disfrazado de marinero para visitar a su madre moribunda.

Aunque a su llegada Borge no hablaba una palabra de inglés, aprendió rápidamente el idioma viendo películas y en poco tiempo se las arregló para adaptar sus bromas al paladar estadounidense. Adoptó el nombre de Victor Borge y en 1941 comenzó sus actuaciones en el show radial de Rudy Vallee, siendo posteriormente contratado por el entonces célebre Bing Crosby. De ahí en adelante, la fama de Borge creció rápidamente y llegó a participar en películas con figuras de la talla de Frank Sinatra (en Higher and higher). Como anfitrión del “Show de Victor Borge” (NBC,1946), desarrolló muchas de sus “marcas registradas”, como anunciar repetidamente su deseo de tocar una obra para luego distraerse con alguna otra cosa, hacer comentarios y bromas respecto del público o discutir la conveniencia de usar el “Vals del minuto”, de Chopin como medida para cocer huevos. O comenzar con una pieza bien conocida, por ejemplo la sonata “Claro de luna” de Beethoven, para luego seguir con alguna melodía popular como “Noche y día”, de Cole Porter, o el tradicional “Happy birthday”.

Entre muchas otra famosas rutinas, Borge desarrolló la “Puntuación fonética”, en la que leía una relato, destacando la exacta puntuación (comas, puntos, signos de admiración, etc.) con exagerados sonidos onomatopéyicos. También está el “Lenguaje inflacionario”, en el que aumentaba los números escondidos en el lenguaje (tomados literalmente o por como suenan). Un par de ejemplos en inglés: “once upon a time” como “twice upon a time”, o “wonderful” como “twoderful”. Un equivalente en español podría ser: “deme una dosis” como “deme una tresis”, o “ni lo penséis” como “ni lo pensiete”.

En su larga carrera, Borge tocó con y dirigió orquestas como la Chicago Symphony, la New York Philharmonic y la London Philharmonic. Siempre modesto, se sintió honrado al ser invitado a dirigir la Orquesta Real Danesa en 1992.

Victor Borge continuó con sus giras hasta avanzada edad, con un promedio anual de sesenta actuaciones cuando ya tenía 90 años. Falleció a los 91 años, en su casa de Greenwich, Connecticut. Luego de una extensa carrera a lo largo de más de 75 años, murió plácidamente en el sueño al regresar de un concierto en su natal Dinamarca, a pocos meses del fallecimiento de su segunda esposa, Sanna Scraper. Cumpliendo con su última voluntad, sus cenizas se repartieron entre el Putnam Cemetery en Greenwich, y el Western Jewish Cemetery en Copenhagen.

Fuente Wikipedia, youtube.com